martes, 27 de enero de 2009

Ecuación de la Potencia de Influencia


La ecuación de la influencia con integridad
Enero, 2009.
De la revisión y utilización de casi 200 modelos de comunicación humana en diferentes áreas del conocimiento (gerencia, coaching, terapia, liderazgo y otros), así como los propios ensayos realizados por nosotros, en NEUROCODEX hemos extraído un conjunto de herramientas que constituyen las principales características de un poder de influencia, con el mayor respeto y brindis de oportunidades para las personas que se nos acercan, conviven con nosotros y/o acuden en la solicitud de servicios, especialmente en el ejercicio de la educación, el coaching y/o la terapia. De allí que lo llamemos la Fórmula de la Potencia de Influencia. Pasemos a presentarla y describirla.
Pi= Ae [ Ct (F. A. C)]sp Od

Donde:
Pi = Potencia de Influencia con integridad
Ae = Actitud ética
Ct = Conocimiento científico-técnico
F = Flexibilidad comportamental
A = Agudeza sensorial-perceptiva
C = Comunicación armónica y efectiva
Sp = Sistema propulsor
Od = Objetivos dentro de direcciones
= Conduce a...
Como podemos observar la variable más importante y poderosa para una influencia verdaderamente positiva es la ACTITUD ÉTICA, es decir el comportamiento sustentado en principios rectores de solidaridad, ternura, respeto, tolerancia, aceptación, compromiso y disposición de ayuda contemplando los marcos de la persona ayudada. Creemos que la frase que mejor recoge el espíritu ético presente en la fórmula son las palabras que una vez pronunciara la gran maestra de la solidaridad humana Virginia Satir: “Cuando estoy frente a una persona que ha acudido a solicitar mis servicios la única idea en mente es cómo ayudo a esta persona a vivir mejor”. La ética constituye el macromarco dentro del cual realizamos cualquier intervención.
El segundo aspecto importante para el éxito en la interacción humana de ayuda, consultoría, consejería, terapia o coaching lo constituye un CONOCIMIENTO ACTUALIZADO y demostrablemente útil para producir los cambios que las personas esperan. Hoy es imposible una buena atención que ignore la experiencia acumulada a lo largo de siglos de búsqueda humana. Estar actualizado en los descubrimientos y generación de técnicas específicas para la influencia con integridad es, a su vez, el marco para las acciones que llevemos a cabo, tanto verbales como fácticas, que incidan en la actitud que asuman nuestros consultantes. Un manejo de los modelos como la PNL, la ontología del lenguaje, la comunicación humana, la semántica general, la comunicación no violenta, resolución de conflictos, liderazgo, pensamiento sistémico, neurocibernética, etc. son requisitos para actuar eficaz y activamente.
LA FLEXIBILIDAD DE COMPORTAMIENTO es la resultante de conocer y ensayar continuamente esos aportes mencionados. Caracterizada por poder ajustar nuestros movimientos, respiración, gestos, volumen y tono de voz, así como los contenidos específicos de nuestro lenguaje a lo que la situación interactiva demanda, es otra variable poderosísima en el proceso de acompañamiento y conducción que es necesario para inducir cambios positivos en las personas.
Cuando podemos atender a lo que recibimos como mensajes verbales y fácticos sin contaminarlo con nuestras propias percepciones o interpretaciones, mostramos una verdadera AGUDEZA PERCEPTIVA que nos ubicará exactamente en los recursos que la otra persona es capaz de desplegar para su propia mejoría y cambio.
El dominio de las reglas de funcionamiento de nuestro lenguaje verbal y fáctico nos pondrá en condiciones de COMUNICAR EFECTIVAMENTE lo que deseamos transmitir, sin que el ruido natural de los sesgos personales interrumpa nuestras intenciones y la de nuestros comunicantes. Un buen manejo del vocabulario, ajustado exactamente a la capacidad interpretativa de nuestros interlocutores, así como un manejo eficiente de la serie paralingüística incluyendo el contexto, es la garantía de entendimiento mutuo.
Para motivar y potenciar estas acciones es que incluimos un SISTEMA PROPULSOR como medida para mantenernos alertas y entusiasmados en la búsqueda de mejores opciones para aquellos que se nos aproximan. Un cultivo y cuido de nuestras motivaciones y emociones es la clave para lograrlo. En palabras de Covey, es mantener nuestra sierra motivacional afilada y presta para entrar en acción.
Todo esto adquiere sentido en la medida en que nos trazamos en forma clara y precisa un recorrido de intenciones y acciones que abran DIRECCIONES hacia las cuales se moverán nuestros consultantes, estableciendo hitos u OBJETIVOS que indiquen que vamos por el buen camino. Después de todo es lo que le da sentido a nuestro trabajo y presencia en la vida. Compartir el disfrute de reconocernos parte de un tejido vivo y palpitante: la humanidad.
En NEUROCODEX resaltamos que estas son las principales variables a tomar en cuenta durante el ejercicio de una comunicación de influencia poderosa con integridad, lo que no significa otra cosa que establecer SIEMPRE relaciones ganar-ganar, tanto en nuestra cotidianidad como en nuestra labor profesional. Por ello, mantenemos una vigilancia permanente sobre estas variables descritas en nuestros entrenamientos, aplicaciones y cotidianidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada