viernes, 11 de noviembre de 2011

NEUROCODEX

NEUROCODEX es un metamodelo teorético, evolutivo e integrativo, de la personalidad.
Consta de:

-Definiciones, postulados y justificación.
modelo de funcionamiento interno o intrapsíquico.
-Modelo de funcionamiento de las relaciones humanas.
-Modelo pragmático de cambio humano positivo, dividido en:
-Ecuación de mejoramiento continuo personal
-Ecuación de influencia con integridad
caja de herramientas de trasformación positiva:
-De uso individual
-De uso interpersonal
-De uso organizacional
naturales: familias, grupos amicales, vecindarios, etc
creadas ad hoc: empresas, instituciones, etc.
-Un sistema de gestión de la calidad y el desempeño.
-Utiliza, temporalmente, cuatro grandes áreas, vías o autopistas de aplicación de sus aportes:

FORMACIÓN CIVILIZATORIA, para el desempeño cada vez más generativo de las personas como ciudadanos.

EDUCACIÓN FORMAL: Dirigida a escolares, estudiantes y profesores, interesados en utilizar los mejores recursos de nuestra mente-cerebro en el aprendizaje y dominio de competencias y conocimientos.
COACHING NEUROINTEGRATIVO: Dirigido a aquellas personas que desean explorar, dominar y aplicar su máximo potencial humano. También para la formación y perfeccionamiento de coachs profesionales.

TERAPIA NEUROINTEGRATIVA: Para aquellas personas, parejas, familias y organizaciones aquejadas por problemas de salud física, mental, interaccional y/o espiritual que desean superarlas o minimizarlas con la ayuda del potencial mente-cuerpo. Formación y actualización de terapeutas físicos, mentales, sociales y espirituales que desean incrementar sus conocimientos y competencias sanadoras y restauradoras de la salud.
Cada una de éstas áreas posee una heurística propia para el abordaje de las situaciones específicas y particulares que se presenten (contexto).

JUSTIFICACIÓN:
NEUROCODEX constituye un metaprograma de investigación y acción pragmática que integra en un modelo único y sencillo de aplicar, los principales aportes de más de 200 enfoques, teorías, tecnologías y técnicas específicas acerca del estudio, comprensión y transformación positiva del ser humano. Entre dichos enfoques podemos mencionar, en el presente artículo, sólo unos pocos: Psicoanálisis, conductismo, gestalt, hipnología clínica y de desarrollo, narrativa, ontología del lenguaje, PNL, quinta disciplina, Técnicas de Integración Cerebral, modelos de comunicación humana, Dianética, psiconeuroinmunología, conflictología, dialógica, tao, chamanismo…
Examinando evolutiva y transdisciplinariamente las consistencias internas y externas de dichos enfoques y confrontándolos con los aportes de las neurociencias, etología, ciencias sociales, educación, filosofías, éticas, lógicas y matemáticas contemporáneas, así como con la práctica clínica e interactiva cotidiana, llegamos a la conclusión de que todos los aportes significativos giran alrededor de un eje organizativo: La Neurocodificación de la experiencia humana, es decir, la correspondencia entre los estímulos competentes y el sistema de representaciones virtual que cada cerebro construye mediante un proceso plástico, cibernético y sistémico de codificación signico, icónico y lingüístico de dichos estímulos, el cual reconocemos como realidad vivida y que guía nuestro accionar.
El estudio pormenorizado de tal puzle organizativo, nos condujo a sistematizar en cuatro grandes bloques o módulos memorísticos funcionales la actividad cerebral: Pensamientos, Emociones, Sentimientos y Acciones (P.E.S.A.). Cada uno de ellos trabajando independientemente mas, fuertemente interconectados entre sí, conformando un sistema complejo de codificación laxa, borrosa, holoforme.
A partir de acá, consideramos la salud integral (bio-psico-socio-espiritual) como la congruencia ecológica entre los componentes P.E.S.A. y su concordancia con cuatro versiones de realidad que surgen de la experiencia humana: 1- mundo extensional o físico, 2- realidad mental o virtual, 3- realidad social o gregaria y 4- espiritual o metafísica. Admitimos que, mediante estos estudios y sistematizaciones, nos reconocemos básicamente como seres transformadores de la experiencia más que adaptativos en sí mismos. Dicha concordancia es posible gracias al papel de la atención y la inteligencia como funciones complementarias del proceso P.E.S.A. Así, abrimos ampliamente las puertas a la posibilidad del cambio humano positivo, remediativo, generativo y evolutivo.
Ahora, presentamos los postulados centrales de NEUROCODEX:
La vida es un proceso continuo de transformaciones sucesivas, donde las esencias y los instantes son percepciones sesgadas del cerebro humano, codificadas mediante los sentidos, el lenguaje y el protolenguaje (Mario Bunge), (Humberto Maturana).
El cerebro humano está diseñado para representar lo que hay, no para conocer la realidad tal cual es. Es un VERSIONADOR de lo que llamamos realidad-real. Nos apoyamos fundamentalmente en el constructivismo relativo para ello (Daniel Dennett).
Elaboramos o versionamos cuatro “realidades” independientes, cada una con sus propias reglas, aunque fuertemente conectadas sistémica y cibernéticamente entre sí: A) Externa o física, la cual puede ser detectada mediante aparatos que no tienen directamente que ver con nuestras percepciones, salvo que han sido construidos por nosotros. B) Neurovirtual: Corresponde a nuestra representación “mental”. Es individual, única e irrepetible, el “teatro de la mente”. C) Neurosocial: La red intangible entre los distintos seres que compartimos la experiencia de vivir en el mundo físico. Es insoslayable. D) Neuroespiritual: Recientemente la ciencia se abrió a la búsqueda de metodologías que permitan entrar en este mundo, siempre nombrado y hasta ahora, eludido.
El cerebro humano está diseñado sólo para aprender: “Si basura entra, basura sale; si nutrientes entran, efectos nutritivos salen” (Richard Bandler), (Rodlofo Llinás). En los casos de resiliencia ocurre que la plasticidad cerebral usa los estímulos competentes para resignificar ciertos acontecimientos.
Las versiones que nuestro cerebro elabora son múltiples y se presentan bajo la forma de gradientes (Antonio Damasio); no están integradas ni apoyadas una en otra, sino se basan en estructuras organizadas en forma yuxtapuesta: Cerebro instintivo, cerebro emocional, cerebro perceptivo-motor, cerebro cognitivo. Funcionan independientemente aunque interactúan fuertemente. Sólo parte del cerebro cognitivo funciona conscientemente, el resto opera en automático y al momento de accionar en el mundo físico, únicamente una decisión puede ser tomada. A esto lo llamamos el “embudo decisorio”, razón por la cual la incongruencia y la contradicción son monedas frecuentes entre los humanos. Lo cotidiano es querer hacer algo y no lograrlo o querer dejar de hacer algo y no detenerlo. En NEUROCODEX logramos la coherencia y congruencia entre los diferentes cerebros mediante estimulaciones particulares –Negociación de partes (Joseph O´Connor), Pensamiento Cuántico (Frank Kinslow), NeuroEstimulación Bilateral Alterna (www.conspiravivir.com), Respuesta Biológica Positiva (Ángel Escudero), acuprensión (Roger Callahan), meditación profunda (Andrew Weil)- ya que no suelen ocurrir espontáneamente, salvo en situaciones de intensa significación (p.e. riesgo inminente de morir, durante los 5-10 minutos posteriores al orgasmo masculino, durante la serenidad -requiere seguridad contextual- femenina).
El mayor estímulo competente para la codificación humana es la comunicación entre pares, la cual podemos dividir en dos componentes fundamentales: A) La comunicación en sí (protolenguaje) y B) los actos lingüístico-semánticos, mediados por las características de los signos y símbolos. Dichos componentes también actúan en forma autónoma, dificultando el entendimiento entre los humanos. Decimos: “La comunicación armónica y solidaria no es natural ni espontánea, debemos crearla con tecnología (física y virtual) apropiada”.
La comunicación en sí es inevitable -ya que toda conducta se convierte en mensaje en el cerebro humano-, indispensable para la vida y enmarca todas las decisiones bajo la figura de creencias fundamentales (acerca de mí, el mundo y las demás personas), organizadas en redes virtuales complejas y jerárquicas (Joseph Ledoux), (Robert Dilts).
El gran organizador de la realidad neurovirtual es la actividad distante, sistémica y simultánea de circuitos electroquímicos conectados a los llamados órganos del sensorio (vista, oído, olfato, gusto, tacto, ubicación espacio-temporal) y motores, los cuales crean patrones de configuración holográmicos, reinterpretados y reorganizados desde las propiedades simbólicas del lenguaje, creando un sistema complejo redundante en el contacto con las otras dos realidades, particular y especialmente con la realidad neurosocial, la cual, a su vez, se configura según jerarquías de poder. Mediante las tradiciones de la cultura, la escritura y las expresiones simbólicas se mantienen los patrones neurosociales. Las expresiones del pensamiento científico principalmente y las huellas culturales, son los responsables del mantenimiento de la realidad externa o física. La única posibilidad de contacto entre las realidades 1 y 3 es mediante la 2, es decir, cada cerebro de cada miembro de una comunidad ha de hacer algo específico para que se produzca una realidad común.
Útilmente, podemos reducir las memorias funcionales humanas a Pensamientos, Emociones, Sentimientos y Acciones específicas. En NEUROCODEX lo denominamos la P.E.S.A. y lo convertimos en una guía de entrenamiento.
La función más relevante del ser humano, más allá de la adaptación, es la TRANSFORMACIÓN de las cuatro realidades. Basta mirar a nuestro alrededor en este instante para percatarnos de que el mundo en que vivimos está hecho a nuestra imagen y semejanza, hasta donde hemos podido lograrlo. Tal don de la transformación podemos destinarlo a la destrucción o a la construcción. En NEUROCODEX trabajamos para que nuestro destino sea constructivo y asumimos que la transformación ES un proceso de MEJORAMIENTO CONTINUO, facilitado por las tecnologías que vamos creando, descubriendo, simplificando, aplicando y verificando su utilidad.
Los cerebros femenino y masculino difieren entre sí, anatómica y funcionalmente hablando. Esto se traduce en formas de percibir, sentir, interpretar y organizar las realidades en forma distinta, derivando consecuencias para la convivencia. Interpretamos que en lugar de opuestas se trata de características COMPLEMENTARIAS.
En posteriores artículos describiremos los diferentes componentes del metamodelo de la experiencia de vivir, NEUROCODEX.


Dr. Luis Arocha Mariño
tel. +582127530946
http//:larocham.blogspot.com
www.conspiravivir.com
www.ilacot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada