miércoles, 24 de abril de 2013

“BULLYING” otra nueva y vieja moda…

“Ya no podemos vivir inocentemente. En la medida en que asumamos nuestras competencias de seres superiores, garantizaremos una evolución armónica, feliz y saludable de la especie”

Aforismo NEUROCODEX

“Para educar a un niño se requiere la tribu entera”

Dicho africano
En épocas anteriores, aquí en Venezuela, se hablaba de “Cayapa” cuando, muy especialmente en las escuelas, alguien era víctima del abuso de un grupo o de algún muchacho más grande y fuerte que la víctima en cuestión. Eso forma parte de la respuesta normal y fisiológica, particularmente entre varones, cuando todavía no se ha superado la etapa egocéntrica en relación a la existencia. Dado que nosotros experimentamos el mundo desde nuestro cuerpo (y particularmente desde el sistema nervioso central) pasamos inevitablemente por una etapa en la que todos los pensamientos, emociones, sentimientos y acciones son autorreferidas. Es decir, creemos y sostenemos que lo único importante es nuestro propio proceder, considerando a los otros como rivales en esa experiencia vital. Es una etapa primitiva ontogenética que caracteriza el desconocimiento de que formamos parte de un tejido complejo que constituye el todo de la naturaleza. Es interesante destacar que en la evolución del pensamiento humano también ocurrió así en cuanto al universo y su creación. Conocida como etapa Ptolomeica, tanto por historiadores como psicólogos, donde el centro del universo era la tierra y dentro de ella el ser humano (Cf. El génesis), en el caso particular de cada uno podemos decir que se trata del ombligo, siendo sus rasgos fundamentales la urgencia de ser reconocido, aceptado y admirado por las capacidades de control sobre otros. Así, el más fuerte o con inteligencia social suficiente para ejercer liderazgo, pone en marcha mecanismos sobre aquellos otros débiles o desamparados que le ayuden a demostrar que “él es el mejor”, mediante el ejercicio de la violencia verbal o psíquica, en un entorno que no sabe cómo responder ante estas oleadas testosterónicas animales, propias de quien aún no alcanza el meritorio nombre de persona. Como quiera que, irresponsablemente, los que manejan medios de comunicación de masas, evidentemente también en etapa Ptolomeica, no vinculan las publicidades y programas donde lanzan loas a la violencia con las respuestas de los niños y jóvenes que aún no están biológicamente preparados para dominar sus impulsos atávicos, tenemos el caldo de cultivo para que el bullying se convierta en una moda por la que hemos de pasar todos…
En vista de esto, se hace necesario que los que ya somos adultos, esto es, hemos alcanzado el estatus de personas pensantes que poseemos lo que los neurocientíficos llaman funciones ejecutivas, tomemos el control de la situación. Por eso, los maestros en las escuelas han de formarse en métodos de resolución de conflictos y aplicarlos a las situaciones específicas que se presenten. Los padres (aunque serlo no es garantía de madurez) deben orientar a sus hijos sobre la temporalidad de esta situación, ya que una vez que esos niños crezcan en un ambiente saludable, basado en los valores que contribuyen y garantizan la continuidad ascendente de la especie, desaparecerá la existencia de esta nueva-vieja moda…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada