lunes, 11 de abril de 2011

LA TERCERA GENERACIÓN: NEUROCOACHING INTEGRATIVO

Equipo NEUROCODEX: Laura A. Montilla, Luis Arocha Mariño, Germán Cáceres, Julio Linares, Noel Rivera, Marco T. Montilla. Abril, 2011. Si analizamos históricamente el coaching y su desarrollo, podemos distinguir, al menos, tres momentos o generaciones en su desarrollo:

1. Un período inicial de confluencia de patrones empíricos extraídos fundamentalmente del coaching deportivo, al expandir las nociones estructurales emanadas de las experiencias generadas a partir de dichas actividades. Así, el “juego interior” de Gallwey, condujo al desarrollo de una práctica que se generalizó fundamentalmente al mundo de las organizaciones y de los ejecutivos. Leonard y Whitmore fueron quizá sus mayores exponentes.

2. Un segundo momento lo constituye la aparición de conocimientos científicos y sociales sólidamente respaldados que dieron sentido y mayor comprensión y expansión a las realizaciones del coaching. El estudio profundo del lenguaje, de las estructuras neurológicas y comunicacionales dieron marcos de referencia poderosos a versiones enriquecidas: Biología del emocionar, Ontología del lenguaje, PNL, entre otras versiones. Cada escuela o propuesta operando desde su particular visión de las experiencias. Como consecuencia de ello, el coaching se extendió a otras experiencias humanas: el lifecoaching, el coaching de parejas, familias, de salud.

3. Desde hace unos años para acá surgió la necesidad de ir compaginando las diferentes experiencias producidas desde distintas escuelas o tendencias, cada vez más marcada la búsqueda eclética y heterodoxa de opciones que articulen las diferentes contribuciones. Así, escuchamos hablar de versiones eclécticas, integrativas o articuladoras. Dentro de esta última generación se inscribe nuestra propuesta de NeuroCoaching Integrativo (NCI), inspirada y basada en la NEUROCODificación de la EXperiencia humana (NEUROCODEX) como marco comprensivo y comprehensivo del estudio y la transformación positiva en pos de la excelencia. NEUROCODEX parte de lo más significativo y poderoso de la experiencia de vivir, recogidas a partir de teorías, propuestas, modelos y técnicas sobre el estudio, comprensión y transformación positiva del ser humano. Su metodología fundamental consiste en localizar, analizar lógica, matemática y empíricamente, la consistencia interna y externa de esas propuestas y ubicar el mínimo común denominador de todas ellas, para aglutinarlas en un modelo único, comprensible y pragmáticamente utilizable en la cotidianidad, con el fin de contribuir al avance civilizatorio de la humanidad, en un proceso de mejoramiento continuo. Hasta ahora, de la revisión de más de 200 aproximaciones, derivamos lo siguiente:

• Un metamodelo del funcionamiento de cada ser humano en particular.

• Un metamodelo de la interacción humana como tal.

• Un metamodelo pragmático con cuatro aplicaciones (formación, coaching, terapia, evolución).


De aquí derivan: ecuación de mejoramiento continuo personal, ecuación de influencia con integridad, heurística de abordaje de las relaciones humanas de cambio positivo y una caja de herramientas de transformación positiva que contiene técnicas sencillas y efectivas para el cotidiano vivir en paz, saludablemente y en armonía con la naturaleza de las cosas y de la humanidad. El metamodelo del funcionamiento humano se rige por los siguientes postulados:


1. El cerebro humano es una biocomputadora diseñada para aprender continuamente y codificar en memorias, experiencias y patrones de percepción, procesamiento y ejecución, a partir de los estímulos competentes detectados por los órganos y sistemas sensoriales correspondientes.

2. La detección se ejecuta simultáneamente por diversos canales perceptivos: vista, oído, olfato, gusto, tacto y sentido temporo-espacial; organizándose como aprendizaje en circuitos complejos de codificación que conforman patrones redundantes y reiterativos.

3. Útilmente, sistematizamos en cuatro grandes módulos funcionales la actividad cerebral humana: Pensamientos, Emociones, Sentimientos y Acciones (a partir de ahora, P.E.S.A.). Cada uno de ellos opera independiente, aunque se articulan entre sí para producir cada respuesta global del organismo.

4. Entre E. y A. existe una relación rápida y sólida, aventajando sus respuestas frente a los estímulos competentes, en décimas de segundo, a cualquier otra comunicación intermodular.

5. E. y S. conforman un marco que limita y orienta las opciones de P. dando origen a creencias y valores que tienden a solidificarse en el tiempo. “Los valores y creencias son pensamientos encementados con sentimientos y emociones”

6. Las memorias P.E.S.A. son mantenidas en forma virtual, mediante representaciones de imágenes, sonidos y sensaciones particulares a cada persona. Para modificar dichas memorias rápida y efectivamente, se requiere actuar sobre dichas representaciones. Es la opción expedita de cambio humano.

7. Una forma altamente poderosa de nuestra mente está estructurada por P. bajo la especie lingüística, ya que ésta es capaz de aglutinar enormes cantidades de memoria en una sola representación, gracias a que crea cadenas complejas de significado. Por ello, el cultivo y mantenimiento de un DICCIONARIO PERSONAL-SOCIAL armónico, efectivo y solidario constituye una forma económica de lograr salud y bienestar.

8. El alimento principal de los códigos cerebrales P.E.S.A. es la relación humana.

9. A partir de nuestras experiencias, los humanos elaboramos cuatro versiones de lo existente:


1. Realidad física, energético-material o extensional,

2. Realidad personal, subjetiva o neurovirtual,

3. Realidad gregaria o social, y

4. Realidad espiritual, metafísica o trascendente. Cada una de ellas tiene sus propias reglas de funcionamiento, aunque se afecten unas a otras.


10. Denominamos salud integral al proceso mediante el cual, orientamos y dirigimos nuestra codificación P.E.S.A. en forma congruente, hacia la adaptación y transformación positiva, ecológica y evolutiva de las cuatro versiones de realidad en que nos encontremos en cada momento (contextualización). El metamodelo de interacción humana posee los siguientes patrones de guía:


1. Siempre nos comunicamos. Para un observador, toda conducta es mensaje. Por ello se adueña del mismo.

2. Nos comunicamos simultáneamente en varios canales o formas: verbal, factual y contextual. En la percepción-expresión somos seres multinivel (capas conscientes, subconscientes e inconscientes).

3. En toda comunicación hay contenido (lingüístico), relación (afectos y efectos) y proceso (acciones, internas y externas).

4. Tendemos a reiterar y redundar en nuestras comunicaciones (Propuesta de patrones).

5. No vivimos solos. Formamos parte de un tejido comunicacional.

6. Nos influenciamos poderosamente los unos a los otros.

7. Siempre interpretamos lo que nos comunican y enjuiciamos a quien comunica.

8. No hay verdades o mentiras en la comunicación, sólo acuerdos o desacuerdos.

9. Del grado de consenso en la interpretación mutua de la comunicación, dependerá que sea exitosa o no.

10. Nos organizamos jerárquicamente en función de valores y creencias, tendiendo a seguir los lineamientos de los líderes de turno. En el metamodelo pragmático, aplicado específicamente al coaching, encontramos:


• Ecuación de mejoramiento continuo, la cual se refiere al uso de recursos propios e internos para afrontar la vida. SC (AE)m OD. (SC: sistema de creencias; AE: Actitud Expresiva; m: motivación; OD: Objetivos dentro de direcciones).

• Ecuación de Influencia con Integridad, a ser usada por el coach para despertar la potencialidad del coachee. Ae [Ct (F. A. C.)]m Od. (Ae: Actitud ética; Ct: conocimiento técnico; F: flexibilidad de comportamiento; A: agudeza perceptiva; C: comunicación congruente; m: motivación; Od: Objetivos dentro de direcciones).

• El modelo de las cajas chinas para el abordaje de las entrevistas: percepción clara, limpia y despejada; creación de rapport; acuerdo de contrato; ecología; fijación de metas; intervenciones poderosas, chequeos; despedida-hasta luego. De la caja de herramientas tomamos, fundamentalmente, tres tipos de aplicaciones que pueden ser utilizadas para el abordaje de los respectivos modos de funcionamiento humano, especialmente en el diseño de un buen coaching, susceptibles de articular entre sí:


1. Para el funcionamiento de emociones y sentimientos inconscientes empleamos herramientas de integración cerebral, tales como N.E.B.A., dominio de la respiración y otras formas de abordar directamente nuestro inconsciente.

2. Para el dominio consciente utilizamos recursos de planificación estratégica de metas y fines (M.C.P.O.) y el uso de preguntas poderosas (MANO FRACTAL).

3. Para el desarrollo de tácticas adecuadas con el fin de lidiar con la realidad externa, empleamos el APUNTE y el 4x4 o TODO TERRENO.

4. Según el contexto particular y las expectativas y necesidades de la persona en particular, disponemos de los recursos de la caja de herramientas NEUROCODEX que mejor se adapte a las necesidades de cada momento. De esta manera cubrimos la aplicación científica, humanística y, a la vez, integrada, de los aportes más significativos del coaching actual a las particularidades que demanda cada caso, de manera eficiente y eficaz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada