lunes, 9 de julio de 2012

EL COACHING LIBERADOR

El ejecutivo entra a nuestra oficina y una vez recibido por alguien del equipo, quien amablemente le brinda un “bienvenido a casa”, inmediatamente desanuda el cuello de la corbata y pregunta educada y agitadamente: “¿me puedo quitar esto?”, recibiendo un acogedor “¡por supuesto!” , y a continuación se desprende del saco y espira “aaahh!”.
Recuerdo el caso de uno en particular, referido por un cardiólogo amigo, quien manifestó al preguntarle en qué específicamente podíamos ayudarlo: “fui el ejecutivo del año, me gané un importante aumento de sueldo y cargo, y además, me gané un infarto”.
La actual crisis mundial tiene entre sus orígenes un error histórico cometido por importantes empresas que, a partir de los años ochenta del siglo pasado fundamentalmente, invirtieron la relación servicio-ganancias, dándole a estas últimas la jerarquía mayor en cuanto a las metas prioritarias de las organizaciones. El dicho “las empresas están para producir dinero y los ejecutivos están para hacerle ganar dinero a los empresarios” fue el grito de guerra que el movimiento llamado por algunos “Yuppiesmo” impuso durante estas tres décadas, trayendo como consecuencia un irrespeto y descuido por lo esencial de la vida humana: equilibrio entre el trabajo, lo personal, el entretenimiento, lo familiar, lo social y lo espiritual. Gerentes, empleados, obreros y luego los mismos directivos y empresarios fueron cayendo en esta locura social, la que hoy explota bajo la figura de las burbujas delincuenciales económicas, producto de la creencia derivada de “ganar dinero como sea”. Una pérdida de valores que incluyen el equilibrio y la equidad social fue el rasgo característico de esta terrible jornada que no termina de morir, pues observamos cómo todavía, en el mundo del coaching ejecutivo inclusive, se hacen esfuerzos adaptativos a esta insana costumbre. Se pretende que los ejecutivos mantengan esa olla de presión en su interior y sobre sus empleados con el fin de que se hagan más productivos económicamente en su desempeño, obviando todo el conjunto de necesidades señaladas más arriba, lo que contribuye al mito del estrés indispensable para destacar, sin tomar en cuenta las consecuencias graves para la salud y el bienestar que acarrea, hasta tal punto que está siendo denominado la endemia del siglo XXI.
Estamos convencidos que nuestro papel como coachs y terapeutas está lejos de contribuir a esta locura social, sino más bien abrir puertas a un equilibrio extraviado: Las empresas están para producir  excelentes productos y prestar excelentes servicios a la comunidad y, además, por qué no, ganar dinero, entre otras razones para adquirir productos y servicios de calidad en la competencia. Por ello, el Coaching NeuroIntegrativo está dirigido a buscar un equilibrio ecológico entre los ejecutivos, empresarios, la familia, la sociedad y todo aquello que se atiene a las necesidades humanas integrales de nuestros consultantes, mediante negociaciones claras, honestas y cálidamente abiertas a la búsqueda de un mundo más vivible para todos los que transitamos por el planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada